fbpx

Las entidades bancarias y financieras a veces utilizan métodos poco éticos para requerir el pago de determinadas deudas. Esto lo hacen mediante el hostigamiento, es decir, cuando buscan perturbar, molestar o incluso amenazar a una persona física o jurídica para que pague sus deudas. La práctica más utilizada es la del acoso telefónico de recobro.

 

¿Qué es el acoso telefónico de recobro?

 

  1. En primer lugar, las entidades bancarias empiezan a realizar llamadas debido a que no se ha pagado algún recibo domiciliado. Al principio son llamadas que entran en los cánones de normalidad, tanto por horario como por la cordialidad de los operadores. El objetivo de dichas llamadas es presionar al deudor para que realice el pago inmediato mediante ingreso a la sucursal del banco o a través de una tarjeta de crédito.
  2. En el caso de que se siga sin pagar, las llamadas empiezan a cambiar de tono. Los operadores telefónicos dejan de ser cordiales y las llamadas dejan de hacerse únicamente en horarios normales, pasándose a hacer en horas menos oportunas, como a primera hora del día o última hora de la tarde.
  3. Llegados a este punto, todo se acelera a peor. Las causas de impago apenas importarán, y los gestores empezarán a aplicar amenazas leves, como dejar de domiciliar recibos hasta que no se paguen los debidos o aumentando deliberadamente los intereses.
  4. Muchas veces, los bancos y entidades financieras ceden la gestión del cobro de las deudas no abonadas a lo que conocemos como agencias de recobro. Su objetivo es cobrar las deudas con técnicas más agresivas, como ejercer el acoso telefónico mediante las llamadas constantes e importunas.
  5. Tan radicales pueden ser los métodos de estas agencias de recobro, que una de las prácticas más violentas es la de ejercer la provocación y el chantaje a familiares del deudor, buscando intimidarles con las consecuencias de no abonar la deuda.
  6. Hoy en día, además, ya no sólo se centran en familiares cercanos, llegando incluso a los hijos; sino que llegan a vecinos, compañeros de trabajo, amigos… Cualquiera que pueda tener una mínima relación de proximidad con el deudor. Esta es una práctica totalmente ilegal, y más en el caso de que se dé información de la deuda y de su deudor.
  7. Cuando llegamos a este punto, tenemos mecanismos para hacer llegar escritos de cancelación de datos personales a las entidades que realizan el acoso. A pesar de esto, la siguiente etapa consistirá en hacerte llegar cartas o telegramas con el mismo objetivo: presionar el reclamo del pago y amenazar con medidas judiciales en el caso de no abonarlo.
  8. Así pues, es un mecanismo insuficiente. Las llamadas pueden volver e incluso incrementar su agresividad. Los bancos y entidades bancarias pueden haber cedido tus datos a empresas de recobro terceras, que no hubiesen participado en el proceso anterior. Estas agencias de recobro ejercerán las mismas prácticas que las agencias que participaron en la etapa anterior. Es decir, el acoso puede no tener fin hasta que no se produzca un cambio sustancial en el problema.
  9. El primer paso que debes hacer para acabar con el acoso es recopilar toda la información que puedas al respecto. Es decir, debes recabar los mensajes recibidos, grabar las llamadas recibidas, conseguir los testimonios de familiares, amigos y vecinos…
  10. Una vez conseguida la información, el siguiente paso es acudir a los órganos jurisdiccionales para interponer una demanda. Puede incluso ser llevado por el juzgado de lo penal. Este proceso es recomendable hacerlo con la ayuda de un abogado.

 

Por supuesto que no todos los bancos y entidades financieras realizan tales prácticas. El 70% realizan las gestiones de deuda de manera adecuada y acorde a la legalidad.

Pero la realidad es que ese 30% restante, vulneran los derechos y libertades ciudadanas. Los más recurrentes: CITIBANK y CETELEM.

————————————————————————————

Analicemos tu caso. Somos un despacho de abogados y economistas especializado en derecho bancario y financiero con oficinas en toda España y nuestra labor contigo será reclamar a tu banco para que recuperes TODO tu dinero, que no tengas que pagar de más, y hacer valer tus derechos.
Si no sabes por dónde empezar, no desesperes, cuenta con nosotros para guiarte.

Investiguemos y parémosles los pies. Nosotros nos encargamos de las llamadas.

Defiende tus Derechos. Estamos contigo.

Hablemos de tu caso concreto. Llama gratis de 9-21 horas al 900 90 81 29. 

Tenemos abogados en todas las provincias de España. 

Centralita abierta de 9:00 a 21:00 horas de lunes a viernes.
Teléfono Gratuito: 900 90 81 29.

Déjate ayudar y confía en nosotros.

¿ Te gusta Advocatsifinancers.com?

Comparte